la-importancia-de-la-actitud

Tener una actitud positiva es muy importante.

Esta charla de Victor Küpppers de 10min es entretenida y lleno de sabiduría donde explora y reflexiona sobre la importancia que tienen las actitudes en el cambio personal .

Por eso hoy en Viernes de Video #ViernesDeVideo te lo recomiendo ver. (o leer, transcripción seguida después del video)

 

Transcripción del video
Actitud | Victor Küppers:

Yo tengo dieciocho minutos. La verdad es que mi problema va a ser el tiempo porque a mí me gusta hablar mucho, pero es verdad que también hablo muy rápido, entonces quizá eso también es una ventaja.

A mí me gustaría reflexionar sobre la importancia que tienen las actitudes en el cambio personal y trabajar el concepto que presentaban de que las personas somos como bombillas.

Todos somos como bombillas

Todos somos como bombillas porque las personas transmiten; bombillas con patas porque nos vamos moviendo por la vida. Ahora bien, hay personas que van por la vida a treinta mil vatios y hay personas que van fundidas, porque es verdad que todo el mundo transmite, pero la diferencia es relevante.

Hay veces que conocemos a alguien y al cabo de tres segundos de conocerle decimos “wow, OLE, OLE.. ¡Vaya espectáculo!” y hay veces que conocemos a alguien y al cabo de tres o cuatro segundos decimos “ole”. Llámalo feeling, llámalo química pero existen estas sensaciones.

La Historia

Como no conozco hoteles, lo que hago es que cada año elijo el hotel de la misma manera. Yo envío un tweet y digo: bueno, ¿alguien conoce un hotel bueno, bonito y barato para ir con la familia a la playa, que esté bien? y hay gente que es amable y te contesta los tweets.

En las recomendaciones que me hacían había un hotel que se repetía mucho y pensé “hombre, se repite tanto ese hotel, será un buen hotel”. Me conecto a la página web y no había ni una foto; yo no sé vosotras o vuestras parejas pero mi mujer si no ve fotos no la puedo convencer.

Mi mujer quiere ver fotos del hotel, fotos del jardín, de la piscina, fotos de la habitación, del baño, sobre todo del baño, mi mujer tiene una fijación con los baños, ¡como si fuésemos a pasar el fin de semana en el baño! Total, que no había fotos y entonces

mando un e-mail al hotel y digo:

Apreciados señores, yo quería hacer una reserva, me lo han recomendado pero no hay fotos y claro, yo sin fotos a mi mujer no la convenzo.>

Respuesta del hotel, recibo un mail y ha pasado tiempo, pero lo guardo y dice:

Apreciado Víctor, le voy a ayudar a convencer a su mujer. Es verdad que no tenemos fotos de las habitaciones porque estamos renovando nuestra página web, le pido disculpas por ello.

Este es un hotel pequeño y al jefe le ha dado por reformar, ¿qué le vamos a hacer? ¡se aburre! -y entre paréntesis pone una sonrisa-. Lo que he hecho es subir a la habitación que creo que mejor le encajaría con los niños y hacer unas fotos con mi cámara personal, se las adjunto en este mail.

Si a su mujer no le gustan las habitaciones, dígamelo que hablaré con el jefe para ver si las puede cambiar -y entonces entre paréntesis pone- puesto a reformar la web, ya no va de un par de habitaciones. Si necesita más fotos sólo tiene que pedírmelas, es un subir y un bajar, usted pida, ¡será por fotos! Le esperamos pronto.
A su disposición, Ana.
Responsable de Recepción.

 

Claro, tú recibes un mail así y si eres un poquito normal, ¿qué piensas? Si eres un poquito normal tú lo que piensas es “coño, coño, coño, ¿pero tú de qué planeta has salido?, ¿a ti qué te han dado?”, porque como hubiera sido un mail serio, correcto, profesional.

Un mail serio hubiera sido del estilo:

Apreciado cliente, estamos renovando la web y no hay fotos, pero no se preocupe usted porque en dos semanas las tendrá todas.
Atentamente,
Ana.

Eso hubiera sido un mail serio, correcto, profesional y el problema es que estamos rodeados de personas que son serias, correctas y profesionales y aparte hay otras que aparte de muy serias, de muy correctas y muy profesionales, generan esta sensación de “ole, ole y ole”, y es verdad que no hay y es verdad que hay mucha gente, pobrecita, que está desanimada, desbordada, desquiciada, está hasta el coco de todo.

Hay una crisis espectacular de estado de ánimo,
que hay una crisis de pff, que no sé cómo se escribe pero el pff, es cuando llegamos a casa y dicen “papi, ¿me cuentas un cuento?”, “pff, que te lo cuente mami”.

¿Cuánto vales tú como persona? C+HxA.

¿Qué es la C?, conocimientos.
¿Qué es la H?, habilidad.

C

Para todo en la vida hacen falta conocimientos, para tomar una cerveza hace falta conocimiento, para trabajar como financiero hace falta conocimiento y para ser presidente del parlamento hace falta un conocimiento.

Luego viene la habilidad,

H

y para todo en la vida la experiencia cuenta y mucho.

y luego viene la actitud.

A

Lo importante de la fórmula es que la C suma, la H suma, pero la A multiplica.

La diferencia entre el crack y el chusquero no está ni en la C ni en la H, está en la A. Tú no eres una persona grandísima, que lo eres, porque tengas muchos conocimientos, tú no eres una persona grandísima porque tengas mucha experiencia; tú eres una persona grandísima por tu manera de ser y todas las personas fantásticas tienen una forma de ser fantástica y todas las personas de mierda tienen una forma de ser de mierda.

Tú eres una persona grandísima por tu manera de ser Click To Tweet

Yo no digo que la C y la H no sean importantes, la C y la H son muy importantes, no hay nada peor que un inútil muy motivado “no tengo ni idea pero tengo ganas”; claro que el conocimiento es importante, pero no lo elegimos por sus conocimientos, lo elegimos por su manera de ser y era una jefa brutal por su manera de ser y el problema es que cuando uno está desanimado uno pierde lo mejor que tiene que es la manera de ser. No perdemos ni conocimiento ni experiencia, perdemos manera de ser.

Estamos en un entorno donde prima la rapidez

Estamos en un entorno donde prima la rapidez donde prima todo rápido, conducimos rápido, caminamos rápido, hablamos rápido, comemos rápido, conferencias rápida.

Queremos un libro que nos cambie la vida en quince minutos,

que si vas en bicicleta, “la vida es como ir en bici que si te paras caes”, ¿cuántas veces lo hemos oído? y hay que reivindicar, o sea, la pausa; hay que reivindicar el parar porque uno para y repara y no es verdad que uno no puede parar en bicicleta, hay que parar porque si no igual te equivocas de camino y porque en la bicicleta a veces hay que ajustar cosas, pero vamos acelerados como pollo sin cabeza.

No sé si alguien lo ha visto, un pollo cuando le cortas la cabeza, la cabeza cae pero el pollo sigue y sigue veinte, treinta y cincuenta metros y dices “coño, ¿a dónde va?”. ¿Cuántos vamos como pollo sin cabeza?, “¿y a dónde vas?”, “corro, no sé”, que vamos muy tarados, y es verdad que la vida tiene cosas fantásticas, la vida tiene momentos espectaculares (y los que somos del Barça últimamente hasta demasiado), cuesta digerir tanta alegría y entonces te das cuenta de los que es importante y lo que es menos importante.

Entonces a veces hay que buscar y reivindicar esa pausa.

el darse cuenta que en la vida lo más importante, es que lo más importante, tiene que ser lo más importante, que no es un juego de palabras, bueno, sí que lo es, pero también tiene fondo ¿eh? y cuando uno en su vida lo más importante está en su sitio “este va chutado” y hay que gente que va chutada, hay gente que va eufórica, hay gente que va alegre, optimista, también en el entorno actual.

¿Y qué se puede hacer cuando uno siente esta sensación de hacer nada a toda pastilla?, porque está lleno de gente que no hace nada a toda pastilla, porque es verdad que hacemos muchas cosas desde las siete de la mañana hasta las once de la noche, pero es que no es lo mismo hacer cosas, que hacer cosas importantes.

La vida tiene dramas, y cuando uno no tiene dramas, no tiene problemas, tiene circunstancias a resolver y cuando uno tiene circunstancias a resolver, no tiene derecho a perder la alegría, es un problema de justicia, no tiene derecho a perder la alegría; y segundo, ponerse ilusiones, los seres humanos funcionamos con ilusión, no hay como tener ilusiones, cuando uno va a ser madre… (El audio se silencia del minuto 7:25 al minuto 7:31) El problema es que cuando alguien no tiene ilusiones está muerto y si uno no tiene ilusiones se las tiene que poner, uno tiene que intentar, sino no hay manera de ir chutado.

La Vida como Juego

Acabo. Ahora contaré una cosa que a mi mujer no le gusta, me ha dicho que me estaba mirando, pues, lo siento (risas). A mí me gusta mucho jugar las cartas con mi mujer, a la brisca, tres y tres. Mi mujer es de origen nórdico, muy nórdico, pues los mu nórdicos tienen una parte del cerebro que funciona de otra manera, no tienen ni mejor ni peor ¿eh?, de otra manera (risas).

A veces estamos ahí barajando, mi mujer coge las cartas y dice “uff, vuelvo a barajar”, “no, no, que no tengo ningún triunfo, todos son piedras, vuelvo a barajar” y yo “ya va, pero esto es trampa”, “¡que bajares o no juego!” y barajo, “¿y ahora qué tal?”, “ahora mejor”, “pues dale cariño, sales tú o salgo yo, lo que tú digas”, como siempre, estamos ahí jugando, a veces coge del maso y dice “uuh, la devuelvo, ¿eh?, la devuelvo que esta no me va bien ahora”, pues mi mujer juega así, si te gusta bien y si no estabas avisado porque de soltera jugaba igual, igual, no lo ha cogido ahora, y lógicamente gana porque es sueca, pero no tonta.

¿Cuántos hay que siendo andorranos, catalanes u holandeses, tenemos un gen sueco por ahí suelto? y uno tiene que entender que en la vida, nos guste o no, las cosas son como son, las cosas son como son ¿eh?, no como nos gustaría que fueran, nosotros no tenemos la baraja, Dios baraja y reparte y a nosotros nos cae; sí, pero nosotros jugamos, ¿eh? y la grandeza se demuestra jugando, eso es lo que separa a los grandes de los mediocres.

Nunca y Siempre

Nunca, nunca, nunca, podremos hacer nada para cambiar las circunstancias.
Nunca, nunca, nunca, podemos devolver las cartas.

¿quién ha elegido esta crisis?, ¿quién ha elegido enfermedades?, nunca.

Ahora,


siempre, siempre, siempre, podemos elegir nuestra actitud.
Esa es la última libertad que tenemos los seres humanos.

Es verdad que las circunstancias influyen y el entorno condiciona a veces muchísimo pero siempre hay ese pequeño espacio donde nosotros decidimos nuestra actitud y cómo afrontarlo y eso es lo que separa los cracks de los chusqueros y en cada instante estamos tejiendo nuestra actitud.

Por eso cada instante nos acerca un poquito más a la grandeza o un poquito más a la mediocridad y el único objetivo que tiene esta vida es sumar instantes fantásticos, es luchar cada día para ser la mejor persona que tú puedes llegar a ser en los ámbitos que te han tocado y que al final, cuando alguien vea el recorrido de tu vida, aquello sea una obra de arte y te reciban haciéndote un pasillo y digan “OLE, OLE y OLE”

el único objetivo que tiene esta vida es sumar instantes fantásticos, es luchar cada día para ser la mejor persona que tú puedes llegar a ser en los ámbitos que te han tocado Click To Tweet

 

Espero que te haya gustado este video llamado Actitud de Victor Küppers escríbeme un Tweet o comenta abajo y cuéntame si tu crees que la actitud es importante.

2 thoughts on “Charla de Actitud | Victor Küppers

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.