sobrevivir-reuniones-familiares

Cómo Sobrevivir Las Reuniones Familiares

Muchos, somos afortunados de tener familia con cual compartir las fiestas de fin de año. Pero, eso no quiere decir que no sea una situación estresante para muchos. Sobrevivir las reuniones familiares no es un concepto nuevo ni solo tuyo. Es un concepto que pasa hasta en las mejores familias. No lo digo solo de los preparativos para la cena, las comparas y filas en el centro comercial. Me refiero a las conversaciones en familia. En donde muchos nos sentimos juzgados por lo que hacemos o no hacemos, donde sentimos que las reuniones familiares son un maratón de justificar como llevamos nuestras vidas.

 

Entonces, buscamos excusas para no ir. Pero eventualmente debemos ir, son familia, debemos participar. Así, que como quedarse en casa no es opción, aquí te traigo unos tips para que sobrevivas tu visita.

 

2. Empieza con buena actitud

 

Si tu actitud es mala, no importa a donde vayas, no la pasaras bien, antes de ir a una reunión familiar,  cambia tu forma de pensar y baja tus expectativas. Decir cosas como “esta será otra de esas reuniones” solamente estarás alimentando prejuicios negativos y estarás predispuesto a cada momento y decir “vez, tenia razón”

Cada persona es un mundo de experiencias, vivencias y cosas por descubrir, es por eso que abre tu mente y tu corazón.

 

2. Baja tus expectativas de la reunión

 

Ten esperanza, pero también se realista. Si siempre que tienes reuniones familiares y no terminan como tu esperabas (en una nota positiva) entonces, baja las expectativas de tu reunion. No esperes grandes cosas, y sientete cómodo con el hecho de que este fin de semana no será el mejor de tu vida. Como dicen “No se puede arreglar viejas cercas” Así que no esperes que las relaciones con tu familia, indiferencias y conflictos sean resuelto en esta fiesta.  Baja las expectativas sobre la reunión y piensa que esto sólo será una manera de obtener un cierre de viejas heridas, una manera de obtener algunas fotografías de toda una familia juntos, y compartir algunos nuevos tiempos y viejos bonitos recuerdos.

 

3. Enfócate en mantener la paz

 

Ninguna persona es perfecta, ni mucho menos la familia. Una reunión no es para recordar algunos sentimientos de dolor, celos y problemas no resueltos tampoco es momento para llevar y traer chismes. Evita los temas sensibles en discusiones de grupo y tener tacto cuando vienen de todos modos.

Haz preguntas honestas y sinceras. Trata de entender en lugar de juzgar o criticar. Si tienes problemas no resueltos con un pariente en particular, acércate a esa persona directamente y en privado.

 

4. Ten una ruta de escape

 

Nadie sugiere que tengas un plan de Misión Imposible para irte de la reunión desapercibido. De hecho, nadie sugiere que te vayas de la reunión en absoluto. Pero creo que es una buena que cuando sientas la necesidad de salir corriendo, puedas escapar a una habitación u otro lugar de casa cuando las tensiones aumentan. Vete de la sala a la cocina, de la cocina al comedor… etc… sólo para tomar un respiro y volver a centrarte. Esto podría significar una reunión más saludable y memorable para ti.

 

 

5. Controla el consumo de alcohol

 

Cuando tomamos alcohol las situaciones pueden parecer peor a la realidad, podemos decir cosas sin pensar y causar peleas y problemas. Nada arruina una reunión familiar más que los labios sueltos que acompañan al síndrome del tío borracho. No estoy sugiriendo la sobriedad total, solo controla lo que tomas y controla la lengua de lo que dices esto ayudará a limitar el daño relacionado con el alcohol.

 

Conclusiones

Es normal sentir que las reuniones de familia son una época estresante. Al mismo tiempo es importante estar con la familia y compartir. Para tener una mejor reunion recuerda de bajar las expectativas de la reunion. Recuerda que todas las familias tienen problemas; toma un respiro profundo y relájate. Controla el consumo de alcohol y evita los temas de conflicto. Planea tu noche, tu ruta de escape y recuerda que mañana será otro día.