como trasmitir energia positiva

El Poder De Transmitir Energía Positiva 

 

Sabes cómo Trasmitir Energía Positiva A Otras Personas?

¿Te ha pasado que cuando terminas de hablar con una persona que no hace sino quejarse de sus problemas y de como todo le sale mal en la vida; terminas agotado, cansado, como si te hubiera absorbido toda to buena energía en el proceso?

Pues aunque no lo creas, es verdad, te han robado toda esa buena energía que traías contigo.

Ahora déjame hacerte otra pregunta:

¿Te has puesto a pensar que esa persona podrías ser tú? Sería terrible que seas considerado una persona que irradia energía positiva.

Por el contrario, no sería grandioso, ser una persona que irradie paz, alegría, optimismo y que los demás se sientan bien en tu compañía. Que terminen con más energía positiva cuando terminan de hablar contigo que antes.

La gran pregunta es ¿Cómo puedo transmitir energía positiva a otras personas? Sigue estos consejos para lograrlo y ver cómo cambia tu vida y de los demás.

Cuida cuando es el momento para desahogarte

Un viejo dicho dice “si quieres conocer a una persona, déjale hablar”. Lo más fácil es siempre hablar de problemas, de lo mal que va el país en algunos o varios aspectos, del trabajo, etc.

 

Y eso sucede porque son los temas que están presentes en ti, que te atormentan o te preocupan. Cuando tienes la oportunidad de hablar con alguien, buscas la manera de sacar todo eso, de desahogarte y entonces empiezas a hablar de lo mal que van las cosas.

 

Está bien de vez en cuando hacerlo (con la persona y en el momento adecuado), hablar de nuestros problemas es saludable para buscar soluciones de como salir adelante. El problema es cuando usas cada momento o con cualquier persona de desahogarte. Cuando nisiquieras estás buscando soluciones al problema sino que simplemente te acostumbras a enfocarte en todo lo negativo de tu vida.

 

Si hay cosas que te atormentan, busca una persona que te escuche y dile que hay temas que quisieras hablar y buscar nuevas ideas para resolverlo. De igual manera, si alguien te busca, escúchalo! pero no dejes que sus problemas de afecten y te roben de tu propia energía. Cuando tengas que parar y alejarte, hazlo.

 

Cuidado con el “condicionamiento”

Hay algo en psicología que se llama “condicionamiento” es un proceso de asociación entre estímulo y respuesta; por ejemplo, si tú casi siempre hablas de problemas y desastres, eso hará que, quien te escuche, libere muchas emociones negativas y si se repite este proceso unas cuantas veces más. Luego, cuando esas personas te vean, empezarán a liberar esas emociones negativas aun cuando tu no hables de nada.

 

Es decir  esas personas han sido “condicionadas” a buscar ese sentir con verte.

Y créeme que eso es algo que no quieres ya que afecta tu vida en todos sus aspectos.

Sin embargo todo se trata del enfoque, de la perspectiva  que le das a las cosas. Asegúrate que tus conversaciones siempre tienen un balance y con aspectos de positivismo.

 

Si hablas de un problema, búscale siempre lo positivo también. Así ejecutes esa ida, por lo menos contémplala. Que no todo lo que salga de tu boca sean problemas y negatividad.

 

¿Sobre qué debo hablar?

Recuerdo una vez que fui a visitar a una amiga y mientras esperaba por ella, su mamá me hizo compañía, luego de un breve intercambio de palabras, la señora me comentó de unas dolencias físicas que tenía y de lo mucho que eso le preocupaba, dijo que hace años un familiar suyo murió cuando se le complicó el asunto y …

 

Aproveche un momento cuando la señora fue por más café para observar la casa y me fijé que en la ventana de la sala habían unas flores en pequeños maceteros, cuando la señora regresa, yo le pregunto por esas flores y me comentó que ella misma las cultivaba, le pregunté como nació su afición por las flores y ella empezó a hablar.

 

Sinceramente fue una conversación divertida, fresca, nos reímos, la señora se mostró de buen ánimo (se le olvidó el tema de las dolencias que tenía) y me invitó a su jardín donde tenía más flores, sinceramente a mí me encantó aprender de ella y de todo lo que hacía.

 

Es importante que cuando una persona esta tan enfocada en lo negativo que le ayudes a ver lo bueno de la vida. No es posible que todo sea malo, seguro siempre habrá algo bueno que agradecerle a la vida, alguna historia o anécdota para hablar, cambiando el enfoque y traer mas positivismo a la conversación.

 

¿Qué te quiero decir con esto?

Muchas veces, para transmitir energía positiva  a las personas, primero debo aprender a escuchar, a conocer a esa persona y luego ser como una guía – como un maestro – y al mismo tiempo aprendiz, yo aprendí mucho de esa señora y ella también de mí.

 

Muchas veces cuando la gente quiere hablar con nosotros, simplemente se quiere desahogar de sus problemas y lo que le afecta en el momento. Es sacar todo eso que tienen en la cabeza y dejarlo ir. Sin embargo, estamos acostumbrados a tener que resolverle todo a todo el mundo y antes de que termine su historia, su desahogo, saltamos inmediatamente a darle una solución, una respuestas.

 

No siempre la gente habla para que le resuelvan los problemas, otras veces simplemente quieren sentirse escuchados.

 

¿Qué hubiera hecho mucha gente en mi lugar?

La mayoría hubiera, al igual que la señora, hubiera no solo escuchado los problemas de la señora sino que hubiera empezado a hablar de sus propios problemas, creando un ciclo indefinido de negatividad en la conversación. Como si tuviera que probar quien lo ha tenido mas mal.

 

Eso hubiera creado u n efecto contrario al que estamos buscando, ya que cuando alguien tiene demasiada tensión, preocupación y demás, se liberan hormonas como el cortisol que lesionan a las células del cuerpo haciéndonos más propensos a enfermarnos.

 

Sin embargo cuando estamos felices, y reímos, nuestras células y sistema inmunológico se refuerzan y gozamos de mejor salud física y emocional.

 

Últimos Pensamientos

Para ser alguien que transmita energía positiva, debes alimentar emociones positivas. Esto lo puedes lograr cuando converses y con tus mismas acciones.

 

Reflexiona y conócete a ti mismo, hazte esta pregunta ¿Qué puedo estar haciendo o diciendo que ponga mal a los demás?

 

Luego piensa en cómo podrías cambiar y lo más importante “toma acción” ya que nada cambia sólo pensando en cómo hacerlo, sino en haciendo lo que estabas pensando.