translate-post

[prisna-google-website-translator]

 

 


Este mes de octubre, mes de calabazas, brujas, y fantasmas, he decidió crear una serie de artículos con temas de los cuales se consideran tabú, brujería, fantasmas por algunas personas en el área de la felicidad.

 

El primero, es un fantasma que acompaña a quienes sufren de depresión o quienes les han prescrito o comentado sobre tomar antidepresivos.

el estigma de los antidepresivos

El estigma de los antidepresivos

 

Hoy, me gustaría compartir mi propia experiencia hasta ahora con los antidepresivos y cómo pude sobresalir y poner a un lado el estigma. Esto con el fin de que tal vez mi historia pueda ayudar a disminuir el estigma asociado a ellas.

 

En este país, cuando se habla de salud mental inmediatamente categorizan el tema como algo  “para locos” y por lo tanto, mucha gente que sufre de ataques de pánico, ansiedad y depresión no buscan la ayuda necesaria para poder manejar esos momentos bajos de la vida.
Más de uno de cada 10 estadounidenses toman antidepresivos. #stigmafree Click To Tweet

 

 

Algunos buscan la ayuda, pero cuando los doctores sugieren el uso de unas antidepresivos inmediatamente tienen un sentimiento de “soy un fracaso”. Fracaso por necesitar ayuda de un medicamento “mental” para poder ser una persona “normal” en la sociedad.

 

“De hecho, los antidepresivos son el principal tipo de medicamento utilizado por personas de entre 18 y 44 todavía hay una gran cantidad de estigma asociado a problemas de salud mental, y la medicación asociada”.

 

Por lo menos así fue mi reacción hacia ellos. En mi terapia regular con la psicóloga ella insistía en que lo que yo tenía era un desbalance químico en el cerebro y que los antidepresivos podría ser de gran ayuda.

 

Pastillas? Para locos? ¡Estas loca – Jamás! Aceptar tomar eso sería aceptar que estoy loca, que hay algo mal en mi y que soy un fracaso. Absolutamente no!

 

Lectura Recomendad: 5 Famosos Que Están Eliminando El Estigma De La Enfermedad Mental

 

Tener depresión es difícil de explicar a quienes nunca lo han experimentado.

 

Yo nunca pensé que lo que tenía era un tipo de depresión. Pensé que era solo un mal día, un mal mes, algo que me pasaba todos los mese por tener la regla. Lo que si noté era que mi depresión se quedaba muchos días después que la regla había desaparecido y hay veces ni con regla aparecía.

 

Pero de aceptar que lo que tenía era depresión a aceptar que lo que me iba a ayudar era un anti-depresivo era ya demasiado.

 

Me explicaba la doctora que muchos de esos sentimientos que sentía, era el resultado del estigma que tristemente se le había dado a las pastillas anti-depresivas. Era ese estigma que refleja la opinión de la sociedad de que tomar algo ‘para la mente “puede tener connotaciones negativas.

 

Ella me preguntaba que una persona con diabetes tiene medicamentos para ayudarse, por que no un anti-depresivo para ayudarme a mi?

 

¡Fácil! por que para mi tomar un anti-depresivo era un signo de debilidad. Tomar un anti-depresivo me ponía en el grupo de los débiles,  los que tenemos algo mal dentro y no somos aceptados. No me crees? Pregúntale a cualquiera, y verás que así describen a alguien quien toma anti-depresivos.

 

Es un hecho, es algo visto como malo, como debilidad y como que eres diferente en la sociedad.  

 

Para mi, con la diabetes había algo físico que se hacia, un examen de sangre, unos análisis de laboratorio, pero para la depresión sentía que era mas como una opinión de un doctor. No hay un examen de sangre o de laboratorio que me confirmara que lo que tenia era depresión y lo que necesitaba era un anti-depresivo.

 

Entiendo que la depresión es causada por un desequilibrio químico, pero de todas formas me sentía avergonzada  que eso era lo que debía tomar. Lo continué negando y tratando de pensar que lo que yo tenia no tenia solución y simplemente debía esconderme del mundo mientras me pasaba.

 

Después de muchas sesiones y empezar a entender que todos esos sentimientos hacia esa pastillita que podría traerme balance en mi vida era un estigma y no una realidad. Que muchas personas la toman y viven mejor sus vidas.

 

El estigma a un lado y mi bienestar primero

Así que decidí probarlos a escondidas de mi familia, amigos y demás.   

 

Ya no había nada más que podía hacer para lidiar con esta depresión y honestamente ya estaba cansada de sentirme así.

 

Sentirme que un día amaba mi trabajo y al otro quería renunciar, tirar todo por la ventana y salir corriendo. Otros días no levantarse de cama,  no poder moverme del sofá por que este sentimiento me tenía atrapado y me controlaba.

 

 

Un estudio de 2015 de la Corporación RAND encontró que dos tercios de los californianos encuestados para el estudio de las enfermedades mentales ocultaría de amigos o compañeros de trabajo.

 

 

Me tomaba las pastillas a escondidas, esperaba que nadie viera para tomarla. Evitar que me vieran así no me preguntarán que era eso y para que lo tomaba.

 

Que descubrí? Que mis días eran mas felices, que ya no tenia esos bajones en las emociones que tanto me afectaban. Entendí que esta pastillita me servía.

 

La seguí batallando y tratando de no tomarla… inmediatamente sentía cuando dejaba de tomarla como el desequilibrio llegaba otra vez y la vida ya no era tan alegre.

 

Las mujeres son un 70 % más propensas que los hombres de padecer depresión#stigmafree Click To Tweet

 

Las mujeres son un 70 % más propensas que los hombres de padecer depresión, y los adultos jóvenes de 18 a 25 años son un 60 % más propensos de sufrir depresión que las personas de 50 años o más.

Fuente: http://espanol.nami.org/Learn-More/Mental-Health-Conditions/Depression#sthash.z9BwdCtQ.dpuf

 

los adultos de 18 a 25 años son un 60 % más propensos de sufrir depresión #stigmafree Click To Tweet

 

 

Decidí contarle a mi esposo, a mi hermana y a mis amigos que la realidad de mi vida era esta. Tomaba antidepresivos y me ayudan a batallar la depresión silenciosa que me atacaba constantemente.

 

No te voy a decir que todo el mundo lo acepto, pero me enfoque en quienes si me apoyaron y me ayudaron a entender que hay veces no podemos hacer las cosas solos, y que hay veces necesitamos de ayuda médica tanto de las pastillas como de la terapia para llegar al centro del problema.

 

Decidí ser una voz de soporte para quienes lo necesitan. Si estas debatiendo si tomarlas o no, solo te digo que no lo dejes de hacer por el que dirán. Solo tu sabrás si es algo que te sirve a ti, y te ayudará a vivir mejor. Olvídate del que dirán… es más .. hay cosas que la gente no necesita saber. Y si te ayuda a ti por que no? No lo sabrás hasta que no lo pruebes.

 

No estoy diciendo ve y pídelas tampoco, se que hay otras formas de lidear con la depresión y sus efectos dañinos que nos controlan. Hay formas naturales que puedes usar, terapias de hierbas y vitaminas que puedes tomar. Es más es algo que estoy probando yo ya que al estar esperando un bebe no quiero tener los químicos de un anti-depresivo en mi cuerpo.

 

 

Últimos Pensamientos

Si te sientes deprimido (y sé que hay algunos de  usted aquí leyendo esto), y creen que no tienen nada para hacer al respecto. No tiene que sentir que la depresión es una debilidad, que escoger tomar una pastillita no es signo de debilidad. Tomar las riendas por tu vida, decidir que quieres salir adelante y no te quieres sentir triste y deprimido te hace más fuerte.

 

Ve a ver a alguien. Un médico, un terapeuta o un consejero. Pero no dejes de ir a ver a alguien. Para mi fue una gran diferencia en mi vida y como me sentía mí hasta ahora, y todo lo que puedo hacer es este momento es animarte a ti a hacer lo mismo.

 

 

Deja que otros sepan que hay esperanza y comprensión

Tu puedes ser parte de cambiar la forma en que el mundo ve a la salud mental.

 

Firma el compromiso #stigmafree 

 

stigmafree