Hoy te presento un video sobre las 3 claves de la disciplina según la cultura japonesa: El orden, la limpieza y la puntualidad.

Presentado por un conferencista llamado Yokoi Kenji quien es hijo de padre japonés y madre colombiana. Yokoi se dio a conocer por un video y ahora es seguido por muchos. Dio inicio a una larga carrera como orador y motivador, basándose en temas importantes como: La disciplina, el éxito japonés, carácter, liderazgo, principios de la Identidad, etc..

El orden, la limpieza y la puntualidad.

Ttranscripción de audio

Me estan preguntando mucho esto, ha tenido mucho auge que usted diga en Colombia que el japonés no es más inteligente que el colombiano, simplemente es muy disciplinado, que el colombiano si es muy talentoso, pero le falta disciplina. Pero ¿cómo logramos ser disciplinados? No se logra ser disciplinado de la noche a la mañana, porque la disciplina es solo el resultado de tres factores:

  • Organización
  • Limpieza
  • Puntualidad

La organización es porque el japonés siempre esta bautizando los lugares, nunca pierde las llaves, porque tiene un lugar para las llaves, siempre esta bautizando. El japonés tiene un lugar para los zapatos, un lugar para las medias, tiene un lugar para las camisas blancas, siempre tiene, toda la casa esta bautizada y le molesta mucho cuando cambian las cosas de lugar porque dice “ese es el lugar”. Bautizar lugares y optimizar los tiempos con la ubicación de las cosas, la disciplina es el resultado de esa organización, que también debe ser sumada a la limpieza.

Limpieza es eliminar cosas, el japonés debe eliminar siempre, todos los días, muchas cosas, porque él no tiene un terreno tan amplio como el nuestro, Japón es muy pequeño, mucho más pequeño que Colombia, unas tres veces más pequeño que Colombia, y tiene casi 130 millones de habitantes más en Japón. Imagínese una isla pequeñita, sin oro, sin petróleo, sin flores, sin café, sin nada, llena de japoneses no más, todos igualitos, yo llego allá y no sé cual soy yo (risas). Pero me indigna, siempre me indigna pensar como un país tan pequeño que no tiene casi nada, solo gente, es dueño de Toyota, Suzuki, Kawasaki, Yamaha, Nissan, Mitsubishi, Toshiba, Hitachi, Honda, Casio, etc. ¿Cómo puede ser un país tan exitoso, la tercera economía más fuerte del mundo, ¿qué tienen ellos que no tengamos nosotros? Más que la crisis de vivir en un terreno tan pequeño los ha hecho valorar muchísimo los espacios, y siempre eliminar, tener la cultura de estar eliminando, porque el espacio es vital.

Si usted lo nota bien, todos los días, hay cosas que eliminar, si no eliminamos  se van acumulando, si usted abre su armario y tiene prendas, que no ha usado por seis meses, tal vez no las va a usar, y hay que eliminarlas. Ese es uno de nuestros temas en Ciudad Bolívar, “ponte esa chaqueta” solo tiene tres posturas, la postura del abuelo, del papá y la mía. Si usted sigue con eso se va a crear un parámetro en su mente de que tiene que estar aferrado a las cosas, y si no lo elimina no va a haber un espacio que lleguen cosas nuevas, hay que sacar. El japonés, no concibe, no entiende cuando visita Colombia, dice “que país tan grande, que casas tan grandes” dice el japonés, y le impresiona mucho que tengamos, es que en Japón tener un carro muy bonito nadie lo mira, usted ve pasar todo tipo de carro la gente no mira, pero cuando ven pasar con un perro la gente dice “uy tiene plata” Tener un perro en Japón es tener plata, porque tienes que tener espacio para tener un perro. Y cuando visitan Colombia, mi localidad, Ciudad Bolívar, dicen “oye tienen mucha plata ¿no?” lleno de perros eso (risas)

Una familia, tres perros ¿tres perros? ¿y son pobres? Eso dicen. Claro, y cuando entran a la casa se impresionan ¿no? nosotros tenemos terraza, segundo piso, una terraza y unas ventanitas para que el perro saque la cabeza y mire por ahí, para que no se aburra, cosas que el japonés nota y uno no. También dicen “¿y ese cuarto que es?” “ah el san alejo” Ese cuarto es claro, la prueba de que no eliminamos cosas, es el cuarto del uno nunca sabe, media pintura seca, uno nunca sabe métala allá ¿para qué va a servir media pintura seca? Uno nunca sabe, uno nunca sabe, para hacer pesar cuando esté bien dura, algo así (risas) Medio triciclo, uno nunca sabe, métalo allá, se pierde la abuelita, no allá está ¿donde más va a estar?

Tal vez somos organizados pero sufrimos con la limpieza, no en el sentido de que seamos sucios, sino en el sentido de que podemos hasta limpiar lo que acumulamos, pero no es correcto, hay que eliminar definitivamente. Yo crecí viendo mujeres lavando montañas de ropa en Ciudad Bolívar, “¿va a lavar todo eso?” decía yo de niño” “si esta la blanda Kenji, mira la de color uf, otra montaña” Heroica las mujeres, lavaban eso en ese lavadero de granito, con ese jabón de tierra, o ese azul rey, y lavaban todo eso a mano. Hoy ya tenemos tecnología, la lavadora, mi esposa entra a un hogar, y lo primero que ella pregunta “¿Aquí hay lavadora?” No le interesa si hay equipo de sonido, o un gran televisor, ella dice que el invento más importante de la humanidad, es la lavadora. Saber si una familia es pobre o no, es saber si todavía esclavizan a la mujer lavando ropa o ya hay una bendita lavadora, porque deben adquirirla, eso ameniza el trabajo de todos a la final en el hogar. Ella ve eso, yo comienzo a ver cómo está la montaña de ropa, porque claro, puede llegar tecnología, pero la mentalidad sigue antigua, acerrados a lo viejo. Entonces, aunque hay lavadora, si la montaña es más grande es porque no estamos eliminando.

Un ejemplo muy sencillo, es que decimos “Mamá, la chaqueta se le quedó a la niña” “Ah, se le quedó en seis años? póngasela al niño” “Pero es rosado mamá” “No importa, póngasela en la casa, nadie lo va a ver, no la bote que somos pobres” “Ya se le quedó al niño” “¿SE le quedo En tres años? Tráigala” “¿La va a botar?” “NO, lávela muy bien, córtele las mangas, haga un chaleco y póngaselo a la niña” (Risas) “Mamá ya no sirve de chaleco” “Désela al perrito” “Ni el perrito la quiere” “Tráigalo otra vez lávelo muy bien, córtemelos y hagamos un limpión” “Mamá los limpiones son a 1300, hay de 1000” “traiga eso también” “¿Por fin lo va a botar?” “No, lávelo muy bien, séquelo muy bien, métalo a la almohada” (Risas) “La almohada esta dura y huele raro mamá” “¡Saque todo eso de ahí!” “¿Por fin lo vamos a botar?” “No, tráigame tijeras, hagamos mechitas, compremos un costal y hagamos un tapete de colores, pero no lo bote porque somos pobres”.

¿Quién nos vendió la idea de que estábamos tan mal Para aferrarnos a lo viejo y no eliminar? Es uno de nuestros proyectos, que las familias entiendan que si optimizamos los recursos y adquirimos algunos buenos patrones de comportamiento en la economía, se puede en Colombia, claro  con mucho esfuerzo, pero se puede comprar casas propias, y lo hemos logrado con muchas familias que adquieren los principios y realmente los logran. Ahora, adquiera carro nuevo y terminan comprando uno usado, está bien usado, hay muy buenas opciones hoy en día, pero cuando voy a  mirar el carro es viejísimo, y siento que todo este proceso, para qué compro eso tan viejo, pero no debo nada Kenji, baratísimo, y a mi esposa le gusta, ¿a usted le gusta? Empuje, mija, empuje (Risas) Y ese carro viejo termina sacándole más plata que uno nuevo, al final le terminan reparando el motor, y terminan viéndolo por menos de la mitad del precio, se pierde mucho dinero. Porque la mentalidad no nos permite entender que eliminar es especial, es importante.

Vuelvo al tema ¿Como logro ser disciplinado? Definitivamente, organización, limpieza que es eliminar, y puntualidad. Puntualidad es respetar la palabra, el japonés es muy literal en eso, el no entiende frases nuestras, yo las digo, soy colombiano, pero el japonés no las entiende “en un segundo estoy ahí” pero el japonés no las entiende ¿cómo va a llegar en un segundo? ¿Dónde está? ¿Donde se encuentra? (Risas) “Ya estoy ahí” “Yo también” Por telefono no se puede decir eso “Ya le caigo” ¿De dónde va a caer? El japonés es literal, suena chistoso pero es literal, un amigo japonés bajo del carro aquí en Colombia, y lanzo la puerta tan duro que me dio por decirle en japonés lo que dice un colombiano “lánzala más duro” Pero le dije en japonés, “Pero la próxima vez láncela más duro” Y sabe que se acercó y me dijo “Sí, señor” (Risas) “No, no, no que no la lance” “¿Cómo? La lanzo o no la lanzo? Eso significa que no la lance, y entonces por qué dijo que la lance””Ay no me ponga cuidado” No entienden el doble sentido, el sarcasmo, si usted le dice que es a la 1, es a la 1, si es a las 2, no entiende frases como “Estoy a un paso” dice “Pero ¿cómo va a estar a un paso?”

El problema en Colombia es que ya no hay solo fuerza de expresión, en realidad, en Colombia esto se nos ha aplazado mucho. Ya estamos realmente muy mal en ese tema, en Colombia usted dice en un segundo llego y puede estar a catorce cuadras todavía “¡Ya, ya, ya estoy ahí!” Y todavía se esta bañando en realidad. Si, se sufre mucho cuando se pide un producto, se dice “Necesito este producto” “Perfecto, ya le entendí, ya le tengo eso” “¿Cómo? Pero lo acabo de pedir” “Si tranquilo, yo le tengo eso ¡ya!” “Pero ¿ya cuando?” “Pase mañana” (Risas) O sea entre ya y mañana hay un lapso larguísimo “Explíqueme, ¿mañana a que hora?” “Mañana temprano” “¿temprano a qué horas?” “tres de la tarde” Eso no es temprano. Y es mejor que llame, porque puede que llegue a las 3 y no lo tengan.

Estamos perdiendo cada vez más la noción del tiempo y cuando no hay puntualidad, vamos a sufrir muchísimo para lograr la disciplina, la disciplina es el resultado de la organización, la limpieza y la puntualidad, digámoslo así, cuando la organización hace el amor con la limpieza en la matriz de la puntualidad se gesta un bebé llamado disciplina.

Cuando la organización hace el amor con la limpieza en la matriz de la puntualidad se gesta un bebé llamado disciplina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.