Read in English

Hay muchas historias por ahí sobre infertilidad, busca en google mi viaje de infertilidad y tu conseguirás mas de 4 millones de artículos relacionados. Pero a pesar de que hay muchas historias por ahí, sigue siendo un viaje muy solitario para muchas mujeres incluyéndome a mí. Tenemos nuestro círculo de apoyo de amigas y familiares pero siempre hay un vacío al saber que aunque te apoyan, realmente no entiendan el dolor que estás pasando.
Hoy, quiero compartir contigo algo muy personal, muy doloroso y muy aterrador para compartir. Mi historia de infertilidad.

Cuando otros se enteran de tu infertilidad

Cuando tienes la valentía de compartir con los demas lo que estás viviendo podría ser un momento muy incómodo. Supongo que es por ser un tema que no es fácilmente relacionable o fácil de hablar. Cuando compartes tu historia con otros, ellos quieren entender, quieren ayudar, pero no saben cómo hacerlo. No saben qué decir, y eso es aceptable. Está bien no saber qué decir. A veces todo lo que necesitamos es un abrazo y un sincero “Estoy aquí para ti”.

Lo que nunca le debes decir a una persona sufriendo de infertilidad

Una cosa que te voy a compartir, y quiero que sepas que es muy importante que lo sepas, y es lo siguiente: Si tienes una amiga que está luchando con infertilidad no le digas nunca “relajáte y sucederá”. No estás ayudando, y en lo más profundo solo queremos darte un golpe en la cara.

¿Por qué? porque muy en el fondo, la mayoría de nosotros que luchamos contra este problema, creemos que la infertilidad es culpa nuestra. Al tu decir “relájate” estás agregando a la conversación interna que tenemos dentro de nosotras mismos que dice “es tu culpa”.

Créeme, lo he probado todo para concebir!!! Pero desafortunadamente, algunas de nosotras no somos tan afortunadas como para solo “relajarte y va a pasar”.

La mayoría de nosotras probablemente ya hemos intentado la técnica de relajación. He cambiado cómo comer – añadir más verduras, comer alimentos sólo orgánicos. lo he intentado casi todo como los suplementos de hierbas, dietas de fertilidad, acupuntura, reiki, té, yoga, masajes de fertilidad, posición A posición B, dejar las piernas arriba, ponerle atención y hasta hacerme la que no me importa. Cambiar de trabajo, o inclusive hasta no trabajar.

La lista es interminable!

¿Constantemente siento que debo estar haciendo algo mal, soy bienes dañados? ¿Soy la que causa esto? ¿No estoy haciendo esto o aquello? ¿Estoy comiendo los alimentos adecuados? ¿Estoy haciendo la cantidad de ejercicio correcta? ¿Demasiado ejercicio? ¿Demasiado poco? Añadéle a esto sufrir de ansiedad y es un círculo interminable de preguntas y de alguna manera, a pesar de todos mis esfuerzos, sigo siendo parte de la estadística de la infertilidad.

1 en 8 parejas tienen problemas de fertilidad #noestassola Click To Tweet

Pongo mucha presión en mí y en mi cuerpo con medicamentos y hormonas que me hacen aún más emocional, más ansiosa y deprimida. Es un proceso emocional. Todo para obtener el milagro de tener un bebé. Ni hablar del dolor físico que uno puede aguantar durante este proceso, pero de eso te hablaré más adelante en eso…

Sinceramente, es no justo!

Así, que la próxima vez que quieras decir “relájate y pasará” no lo hagas! sólo abrázame y dime… nada… o dime “estoy aquí, qué puedo hacer”, o simplemente dime “No puedo imaginar cómo te sientes pero aquí estoy” porque es cierto, ni siquiera sabes la mitad de lo que siento – y tampoco espero que lo sepas.

Mi viaje de infertilidad – Cuando nos dimos cuenta de que había un un problema

En el 2012, tuve una extraña sensación de que algo andaba mal. No estábamos activamente tratando de quedar embarazados pero tampoco estábamos previniendo un embarazo. Fuimos a un especialista en fertilidad para comprobar si todo estaba bien con mi cuerpo. Quería asegurarme de que si había algo malo, quería descubrirlo muy pronto y que lo arreglen para que cuando llegara el tiempo de buscar activamente un bebé, todo estaría listo y no tardaríamos mucho para lograrlo.

la doctora Wood descubrió que tenía un pólipo del tamaño de mi útero. El pólipo era gigante! entonces fue quitado en cirugía. La doctora Wood me dijo, “ustedes debe poder quedar embarazados en 3 a 4 meses”.

3 meses pasaron, 4, 5, 9 meses… nada… nada, zilch! ¡No había bebé!

Más adelante en el año, nos comprometimos y decidimos olvidarnos de buscar un bebe y disfrutar del tiempo de planificación de la boda. Otra vez, no evitando el embarazo pero no buscándolo activamente.

Cuando decidimos que necesitábamos más ayuda

Llego noviembre del 2015 y nos casamos. Es ahí cuando decidimos consultar con un médico otra vez y hacer un plan para quedar embarazada. Esta vez, buscando ese bebe activamente. Comencé a medir mi ovulación, tener relaciones a determinado tiempo y todo eso que Google dice que hay que hacer cuando se intenta concebir.

Decidimos buscar ayuda profesional y encontrar a un nuevo doctor. Alguien con un nuevo plan, con una lista de qué hacer y que no se olvide de hacer todos los exámenes posibles para saber por que nos hemos demorado tanto en concebir.

Encontramos a la Doctora Sueldo en la clínica de IVF en Florida. Ella hizo todas las pruebas posible, desde pruebas hormonales, ecografías, exámenes de sangre, a todo lo demás necesario. No puedes imaginarte cómo uno puede acostumbrarse a que le saquen sangre tan a menudo.

Dr. Carolina Sueldo

Todo parecía normal, todas las pruebas salieron buenas del lado del esposo, ¡Suficiente para darle un impulso adicional en el ego! Y todo parecía normal en mi lado y según la Doctora, nada para preocuparse demasiado.

Hubo un posible mioma empujando el útero que podría ser la causa de mi infertilidad inexplicada y la Dr. Sueldo recomienda cirugía para removerlo.

llego Julio de 2016, vamos a cirugía otra vez. ¡Cirugía de laparoscopía sale muy bien! parece que lo que pensábamos que era un mioma era realmente un pólipo y este es removido con éxito. Ahora estamos listos para comenzar la primera inseminación, o como aquí le llaman (IUI)

la vida perece estar a la espera…

En este momento, julio de 2016 mi perro Lola decide dar a luz a 9 adorables cachorritos . ¡Nueve! No puedo decirte cómo eso sacudió mi mundo. Fue difícil para mí. No sólo es difícil tener que criar a esos cachorritos mientras trataba de recuperarme de la cirugía. Darles biberón y todo lo que implica cuidar de aquellos pequeños. Pero cómo me hubiera gustado ser yo la embarazada.

En cierto modo, el embarazo de Lola fue un descanso mental para mí. No tenía que pensar sobre mí y mis problemas, al menos por un rato.

Quería estar rodeada de cachorros e ignorar por unos meses el hecho de que este año – había sido el año más difícil de mi vida.
Pero darme cuenta que, incluso mi propia perra queda embarazada antes que yo – fue difícil! me dolió hasta lo mas profundo de mi ser.

Ver Lola cuidar de sus cachorros y mientras tanto todas en Facebook anunciando su embarazo – quería morir. La vida parece estar moviéndose hacia adelante para los demás exepto para mi.

Facebook está lleno de anuncios de embarazo –
¡uy! ¡Me embaracé!
¡nosotros no lo estábamos buscando…. paso sin intentarlo!
Las invitamos a bla bla bla..

Quería borrar mi cuenta de Facebook, lo sigo pensando a veces. No porque no me alegre por ellos. Estoy encantada y emocionada por cada una de esas mujeres embarazadas y familias que están creciendo.

Pero estoy triste… por mí y por mi vientre vacío.
los anuncios de celebración de Baby Showers me duelen. No acepto tu invitación a tu baby shower por ti… no lo acepto por que emocionalmente no puedo soportar el dolor que me produce saber y recordarme mi proceso y mi dolor.
Ver a las mujeres embarazadas en las tiendas comprando ropa de bebé me entristece.
Un daño tan profundo dentro de mi que me consume. Sin embargo es inevitable estar rodeada de todos los bebes a mi alrededor.

Cuando estás en tus momentos bajos, estás realmente en el piso… Añade un montón de medicamentos y hormonas a la mezcla, y definitivamente es una receta para algunos tiempos difíciles de vivir. La montaña rusa emocional una vez más es un viaje interminable.
A menudo pregunto por que esto me pasa a mi ¿por qué a mi? ¿por qué no yo? por qué… parece que no hay respuestas.

Es momento de ayudarnos con inseminación artificial

Los cachorritos de Lola ya n necesitan tanto de mi ayuda y el tiempo de recuperación ha pasado. Es hora de avanzar con nuestro plan.
Después de tomar todas las pruebas necesarias, en septiembre intentamos nuestra primera inseminación artificial. ¿¡Qué gran regalo de cumpleaños sería, cierto? pero no…

la inseminación fue ….. negativa.

¿Yo sabía que mis posibilidades de conseguir una prueba de embarazo positiva era entre un 10-15% de probabilidad, pero una chica puede soñar, cierto? Yo esperaba y quería tan desesperadamente obtener una prueba positiva, pero una vez más fue un NO. NEGATIVO.

Y esta vez, no fue solo la primera vez que tuve un negativo, ni la segunda. 3 veces! no funciono en 3 intentos. La tristeza es infinita.

Septiembre, obtuvimos un no. Pero alguien en Facebook obtuvo un si.
¡Octubre, ningún bebé para ti! Pero para alguien les llego un sí… e incluso no lo estaban buscando.

Noviembre, mi cuerpo decidió tomarse su tiempo para ovular y ya teníamos unas vacaciones programadas, por lo que este mes no pudimos hacer el ciclo completo de la inseminación.
Pero qué gran historia hubiera sido si te dijera “en ese mes no pudimos hacer el ciclo competo pero bum! lo logramos” pero tanto como que es lo que esperaba y soñaba para que esa fuera mi historia, así no fue. Mi historia fue …. BEBE PARA TI? NOP!

llegó diciembre y yo pensaba… ¡Imagínate si puedo empezar el año con buenas noticias que me lleven a tener un bebé! eso sería maravilloso. Cantaba “todo lo que quiero para Navidad es..un bebé!” En cambio, otra vez obtuve un no.

No puedes evitar ser otra cosa que ser una persona positiva

Cada vez que hicieron la inseminación me emocionaba, mis esperanzas se iban para arriba. Yo creía pensar que “este es él final de mi viaje de infertilidad y este mes se acabará”. Pero, llegaba mi periodo y cada sueño, cada sonrisa simplemente se desintegraba, lo único que podía hacer era llorar y llorar y llorar. lloro a solas. Nadie lo puede ver. una vez y otra y otra. lloras porque te duele, lloras por que es inevitable no sentirte destrozada y derrotada.

No puedes evitar cómo te sientes, por lo menos yo sé que yo no puedo. No emocionarte cuando estás en la espera de dos semanas después de la inseminación es inevitable. Tu podrías decir: mantén tus expectativas bajas y así no te duele tanto cuando te sale el negativo. Pero cómo puedo ser una persona positiva y traer energía positiva al proceso sin emocionarte un poco.

¿Por lo tanto, cuando te sale la prueba negativa y te das cuenta que no funcionó es como que te den un golpe esperado pero no realmente esperado en tu panza. Un golpe que te saca el aire que está en ti, dejándote sin aliento, débil, y preguntándote qué demonios acaba de pasar? ¿ que está mal conmigo? ¿Por qué no funcionó? ¿que hice para que no funcionara?

Houston, tenemos un problema!

Despues de tres intentos con la inseminacion, nos reunimos con doctor Sueldo para crear un nuevo plan. Ella quiere evaluar de nuevo todos los resultados hasta hoy y ver que opciones tenemos. Tal vez, considerar la cirugía de remover los fibromas de nuevo.

La doctora Sueldo nos manda unos ultimos examenes para ver como están los fibromas. Cuando hablamos de la cirugía en el 2015, decidimos tomar la ruta menos invasiva en el cuerpo. Solo remover un fibroma que estaba entre el útero y dejar los otros quietos.

Esta vez – la cirugía grande… que necesita mucho tiempo de recuperación. Aquel que limpia la casa y quita todos los fibromas independientemente de su localización.

Listos para intentarlo todo hasta el final!

Resulta que, por lo menos hay  4 miomas merodeando por mi útero. Dos de ellos están en la pared del útero y la cirugía es inevitable. Se requiere reposo en cama y un tiempo de recuperación de 3 meses antes de que podamos pasar a evaluar y empezar fertilizacion invitro.

Podría parecer que todo esta moviendose en la dirección correcta para lograr este sueño. Pero emocionalmente soy un completo desastre. Nadie puede ver. Me escondo, no lo  demuestro. Estoy acostumbrada a que la gente so sabe qué decir y sentirse incómodo al hablar de esto. Es por eso que busco a mis amigas y a mi grupo de apoyo en Facebook de otras mujeres que están en su propio proceso de infertilidad donde podemos  llorar, gritar, y decir nuevamente – que no es justo, y que estoy asustada y me siento mal.

Ha sido un proceso duro, doloroso y emocional. Hace ya un año que nos reunimos con la doctora Sueldo por primera vez y he aprendido que soy más fuerte de lo que yo pensaba. Estoy aprendiendo a ser compasiva conmigo y con mi cuerpo. Y que yo soy suficiente. Tal y como soy yo. Sin un trabajo que me defina. Sin un bebé atado a mí me defina. Sólo yo. Soy suficiente.

No sé donde nos llevará este viaje de infertilidad. No estoy seguro de cuando Dios dirá que es el momento de darnos este regalo. No sé cuánto más puedo soportar esta montaña rusa emocional. Pero si sé que realmente quiero que este sueño para mí y para mi familia. lo he querido toda mi vida. Más que nada en el mundo y sé que vamos a tratar tanto como la vida nos permite emocionalmente y financieramente llegar a este sueño. (sip! la mayoría de los seguros médicos como el nuestro, no cubren tratamientos de fertilidad)

El sol siempre vuelve a salir…

Si tienes una amiga pasando por infertilidad, abrázala. Prepárate para limpiar algunas lágrimas, ya que hay demasiado emociones que estamos guardando dentro.
Sientete bien sabiendo que no podrás saber cómo se siente, pero siente bien de estar ahí para apoyarlos. Y no sólo ella, sino a su marido. Esto también es fuerte para ellos.

Si eres tu quien está pasando por el camino de la infertilidad, no estás sola.  Ten en cuenta que hay días buenos y días malos. Que eres fuerte. Que eres amada. Que eres suficiente. Que la mayoría parte del tiempo, las emociones que sientes son amplificadas por las hormonas que estás tomando.

Tomate un día a la vez y un paso a la vez. El siguiente examen, la siguiente prueba, la próxima cita, la siguiente cirugía, el siguiente plan.

Ten fé que un día nuestro milagro va a suceder. Lo hará. Y vamos a mirar hacia atrás y estar agradecidos de que nuestro viaje a través de infertilidad ha llegado a su fin.